El acero olvidado en el jardín

El acero olvidado en el jardin - obra de teatro corta violencia de genero familiar
El acero olvidado en el jardin – obra de teatro corta violencia de genero familiar

Relato de un hecho concreto de violencia familiar, donde queda muy en claro la sumisión de la esposa por la culpa y los vicios del esposo acaecidos por una importante desilusión, la cual nunca perdonó. Una obra de teatro muy cruda y actual de los problemas de violencia de genero que viven hoy muchas mujeres en todo el mundo.

Titulo de la obra: El acero olvidado en el jardín
Autor: Ana Maria Safar

✅ Obra de 5 personajes

🎭 El acero olvidado en el jardín

👫 Personajes:

  • Esposo
  • Esposa
  • Hijo
  • Nuera
  • Padre de la nuera

📢 ACTO I

(La escena se desarrolla en una casa de familia. Matrimonio separado por adulterio por parte de la esposa, quien habita sola en esa casa. Pero que su esposo concurre a menudo para no perder de vista a su mujer y para propiciarle los castigos necesarios con violencia, ya que no la perdonó, pero tampoco admitió que él, a sabiendas de su mujer, concretó también adulterio.

Sábado de noche, juntos marido y mujer, reciben la visita de su hijo menor, su nuera y el padre de su nuera. Suena el timbre, y sale el esposo a recibirlos con mucho olor a humo, ya que estaba cocinando al asador para agasajarlos.)

– Esposo: (disculpándose) Adelante, pasen. Un gusto conocerte… Hola hijo, hola bella, que bueno que llegaron temprano.

– Esposa: (con franca alegría) Holaaaa!!! Que bueno que llegaron, los estábamos esperando. La noche esta divina!!!

– Hijo: Hola ma, hola pa!!! Si, vinimos temprano porque tenemos hambre!!! (risas en general)

– Esposa: (sarcástica) Me imagino hijito, siempre venís a la casa de mami a comer bien!!! jeee

– Nuera: (sonriente y aceptando lo que indicaba su suegra) Hola suegrita, es verdad, no le cocino a tu hijo. Pero, él tampoco a mí!!! (risas y buena onda)

– Padre de la nuera: Bueno, es la primera vez que nos vemos. Yo he llegado hace 2 días de Europa y le pedí a vuestro hijo conocerlos. Un gusto realmente. Los felicito por la casa, es hermosa!!!

– Esposo: bueno, no se queden parados… Vayamos hacia el quincho, ahí está lo mejor!!! (todos asienten y lo siguen)

– Esposa: (disculpándose) Bueno, me voy a preparar las ensaladas y los llamo para la picada. O prefieren comerla aquí???

– Hijo: (poniéndose cómodo sobre una reposera) Dale mami, mucha charla y poca comida!!! Juassss (risas y más risas)

– Esposa: jajajaja, está bien, ya traigo todo aquí. Me acompañas hermosa???

– Nuera: Claro suegrita, faltaba más!!! Tu hijo no almorzó y está famélico.

– Esposo: (algo serio) Mujer, ya casi está el asado y no quiero que se pase. Porque no dejamos la picada para otro día y vamos al plato fuerte??? Anda y prepara las ensaladas. Vamos todos para allá, nos sentamos y comemos mas tranquilos en el comedor. Dale, apúrate!!! (ordenando la reunión, en un tono que ya no gustaba demasiado)

– Hijo: (con la cara tensa y sintiendo vergüenza) Dale mami, vamos a la casa. Otro día comemos la picada. Venga suegro, venga con nosotros también.

– Nuera: papi, ven que te muestro la casa. (y los 4 se dirigen a la casa, dejando al asador con su asado y su mal genio solo en el quincho)

Ya dentro de la casa…

– Hijo: (al oído de su madre) Ma, que le pasa a papi???

– Madre: (tratando de mantener el buen animo en el grupo y que no decaiga la Reunión) Nada hijo, ya sabes como es tu padre. (dirigiéndose a los invitados) Tomen asiento, ya llevo bebidas. Que toman, cerveza, vino, agua, gaseosa???

– Nuera: Todo suegra!!! jajajaja

– Padre de la Nuera: Para mi vino, si es tinto mejor para acompañar el asado!!!

– Madre: (llevando botellas con la ayuda de los jóvenes) Bueno, sírvanse lo que quieran, ahí viene el asador. Un aplauso para el asador!!! clap clap clap

– Esposo: (acalorado y molesto) Bueno, la carne está a punto y trozada. Sírvanse lo que quieran. Acompáñenla con ensaladas que tienen a su alcance. Me voy a sentar, ya estoy grande para estar tanto tiempo parado.

– Esposa: (iba y venia atendiendo a los invitados) Sírvanse por favor, ya regreso. Condimento la ultima ensalada y vuelvo.

– Esposo: Bueno, cuéntame como están las cosas en el viejo mundo??? (dirigiéndose al padre de su nuera)

– Padre de la nuera: (masticando y saboreando la comida) En primer lugar agradezco este recibimiento. La comida muy buena y el vino excelente!!!

– Esposo: (llenándole la copa una vez más, y a su vez la suya que había llenado ya en varias oportunidades. Demasiadas…) Entonces, cuéntame que haces por allá???

– Padre de la nuera: (sorprendido) Como, no te contó tu señora??? Yo me comunico con ella asiduamente a través de whatssap. igual te cuento, allá… (y es interrumpido por la reacción del esposo)

– Esposo: (ofuscado, incorporándose y dirigiéndose a su esposa) Cómo que te comunicas con él??? Nunca me dijiste nada??? Que tienen ustedes dos??? Otra vez me engañas???

– Hijo: (levantándose para contener a su padre que ya estaba ebrio) Papi, no seas desubicado. Mami no hizo nada malo. Que hay de malo en comunicarse con el padre de mi señora???

– Esposo: (mas alterado aun) Mucho hijo. Y te voy a pedir que se retiren de mi casa.

– Esposa: (sollozando, y sin poder creer lo que estaba sucediendo) Pero por favor, como se van a ir??? Aun no terminaron de comer!!! Tranquilízate por favor y hagamos como que no pasó nada)

– Esposo: (Ya fuera de control) Se retiran y no se dice más. (toma su vaso con vino y se dirige al quincho.)

– Hijo: (dirigiéndose hacia su madre con mucha vergüenza) Mami, ya te he dicho, divórciate!!! El no cambia más y nunca te va a perdonar y por no querer hacerlo haces que todos pasemos un mal rato. Nos vamos!!!

Todos juntos caminan hacia la puerta de entrada y se despiden muy tristemente. La esposa queda temblando, pues su esposo se ha puesto ebrio como tantas otras veces. Se dirige hacia la cocina y comienza a ordenar todo. De repente, entra su esposo y la sorprende…

– Esposo: (tomándola por el cuello) Eres una mentirosa, jamás lo mencionaste a este tipo que quien sabe que intenciones tiene con vos. Y vos, tan fácil seguramente le has coqueteado!!! Te voy a matar!!!

–  Esposa: (tratando se zafar de esas manos y de ese hombre que había perdido la coherencia, grita para que alguien, algún vecino la escuche, pero no… Es una hora complicada. Forcejea tanto que logra escapar, comienza a correr y toma su celular y las llaves. Sale de la casa y corre 3 cuadras. Cansada se detiene a hacer una llamada telefónica y descubre que casi no le queda batería en el celular. La noche desierta. nadie por la calle y ella sin dinero. Se sentó en el piso y espero un rato, no sabe cuanto pero de repente gira la cabeza y vé que viene hacia ella su esposo. Reconoce su silueta en la penumbra de la noche. Algo trae en su mano izquierda… Se para y comienza a caminar a su encuentro. ) Que te pasa??? Voy a volver a casa y por favor nunca más me agredas físicamente.

–  Esposo: (con la mirada perdida y con el cuerpo ladeado de tanto alcohol que había bebido) Claro que no, te voy a matar directamente. Eres incorregible. Pero a la casa no vuelvas. Te quedarás en la calle.

– Esposa: (ya en la puerta de la casa, el esposo entra y la deja del lado de afuera. Hay un jardín entre la casa y el ingreso desde el exterior. Ella vé como se aleja por la cochera hacia el quincho.) Déjame entrar por favor te lo pido!!!

(Trata de tranquilizarse. Se quedó fuera de su casa, y aunque tiene la llave, no puede entrar. El podría matarla o lastimarla. Tiene que evitar enfrentamiento. En ese momento pasan por la calle 2 personas. Vecinos que ella ya había visto por el lugar. Una mujer en silla de ruedas y su novio llevándola. Les pide celular y llama a la Policía. Agradece y al rato llegan 2 patrulleros y también su hijo que se había quedado preocupado. Sabía que se encontraría con una situación anormal. La policía no podía entrar, pero su hijo convenció a su padre de que su madre entrara.)

– Esposa: (ingresa a la casa y traba todas las puertas. Quedan en el jardín su hijo y su esposo y un policía que se coló por el frente e intenta hablar con el esposo y hacerlo entrar en razón. Abre la ventana del piso superior y le suplica a su esposo que se vaya.) Vete por favor!!! Señores policías sáquenlo de mi casa, mañana haré la denuncia pertinente.

– Esposo: (totalmente ebrio y desacatado) Ya me voy a cobrar de esta. Por que llamaste a la Policía si yo no hice nada??? Hijo, me crees que no hice nada???

– Hijo: Vamos papi, te llevo a tu casa, en este estado no podes manejar. (y se alejan por el parque, toman contacto con la policía que permanecía en la acera y se retiran todos. Se dirige a su madre) Mami, cierra todo. Después te llamo!!!

– Esposa: (rompe en llanto. Sabía que cualquier palabra demás, era el detonante para que su esposo descargara toda la violencia hacia ella) No puedo creer lo que he vivido, tengo que tomar una resolución inmediata. Esto no es lo que quiero para mi.

(Se dirige a la planta baja de la casa, se cerciora de que todo este bien cerrado, puertas, ventanas, y al mirar hacia el patio trasero, observa que algo brilla sobre el cesped. Sale con miedo y al acercarse al objeto se da cuenta que es una cuchilla. Una cuchilla de acero. Ahí entiende que eso era lo que ella observaba que llevaba su esposo en la mano cuando salió en su búsqueda y la encontró sentada en la calle. Al día siguiente, haría la denuncia pertinente. Era el final.)

– Esposa: (sentándose y reflexionando en voz alta) Me hubiese matado… No puedo seguir con esta relación. El pasado me atormenta, siento culpa, pero este es el final. Lo amo, pero lo dejaré ir… nunca me ha de perdonar…

FIN

Califica esta obra!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 2 Promedio: 3)

Te gustó la obra? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más Obras de teatro cortas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.