El cuervo y la zorra

El cuervo y la zorra fabula corta de esopo

Hola! Hoy traigo una nueva fabula corta del gran filosofo griego Esopo. La fabula del cuervo y la zorra que nos deja un mensaje sobre la vanidad.

✍ Fabula: El cuervo y la zorra por Esopo

👫 Personajes:

  • El cuervo
  • La zorra

Autor: Esopo

Reescrita por: Jean de la Fontaine

Un gran cuervo negro sobrevolaba un campo de maíz dorado, cuando vio a una familia merendando a la sombra de un castaño.

– Qué suerte – pensó – Seguramente, dejarán algún bocado delicioso.

Con esta idea en mente se instaló en una rama, justo encima de ellos.

Esperó y esperó hasta que su paciencia se vio recompensada. Al irse, los excursionistas dejaron un gran trozo de queso.

– Hice bien en esperar” – pensó el cuervo, lanzándose a recoger el queso con el pico – ¡Qué listo soy!

Casi sin tocar el suelo volvió a la rama del árbol. Estaba a punto de empezar a comer cuando una zorra salió del campo de maíz.

– ¡Qué olor tan rico! – dijo, relamiéndose el hocico.

Se le hacía la boca agua con aquel olor que venía desde lo alto. Entonces vio al cuervo con su hermoso trozo de queso en el pico. A la zorra le gustaba mucho el queso y era muy astuta. Así que le dijo:

– ¡Qué pájaro tan bonito eres, cuervo! ¡Con tus plumas tan brillantes, tu pico tan afilado y tus ojos tan redondos!

Al cuervo le encantaron estos halagos. Con la cabeza muy erguida, se pavoneó por la rama, esperando recibir más cumplidos. Y así fue.

– Un pájaro tan bonito como tú debe tener una voz maravillosa” – le dijo la zorra astutamente – Si quisieras cantar para mí, me harías muy feliz.

Al escuchar esto, el cuervo sacó el pecho, abrió el pico y lanzó un fuerte graznido.

Al instante el pedazo de queso se le cayó de la boca, yendo a parar a las fauces de la zorra, quien aguardaba debajo.

– Gracias, querido cuervo – exclamó – Ahora sabrás cuál es el precio de la vanidad.

Y riéndose, se zampó el queso de un bocado.

📢 Moraleja

Hay que tener cuidado con las personas que nos adulan y nos dicen demasiadas  cosas bonitas sin motivo, porque es probable que solo quieran engañarnos y conseguir algo de nosotros.

✍ El cuervo y el zorro por Jean de la Fontaine

Jean de la Fontaine reescribio esta obra de Esopo, como muchos otros escritores de fábulas, que las adaptan a su época utilizando diferentes palabras o abreviandolas como en este caso que es una versión reducida de la obra original. Vamos a verla!

Estaba un cuervo posado en un árbol y tenía en el pico un queso. Atraído por el aroma, un zorro que pasaba por ahí le dijo:

-¡Buenos días, señor Cuervo! ¡Qué bello plumaje tienes! Si el canto corresponde a la pluma, tu tienes que ser el Ave Fénix.

Al oír esto el cuervo, se sintió muy halagado y lleno de gozo, y para hacer alarde de su magnífica voz, abrió el pico para cantar, y así dejo caer el queso. El zorro rápidamente lo tomó en el aire y le dijo:

– Aprenda, señor cuervo, que el adulador vive siempre a costa del que lo escucha y presta atención a sus dichos; la lección es provechosa, bien vale un queso.

Moraleja: No se debe dar crédito a palabras aduladoras que se hacen por interés.

Califica esta fábula!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Te gustó la fábula? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más fábulas geniales!

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.