El león y el ratón

El leon y el raton fabula corta esopo

Hoy les traigo una nueva fabula de Esopo con moraleja que habla sobre el agradecimiento y de no menospreciar a los mas pequeños.

✍ Fabula: El león y el ratón

👫 Personajes:

  • El león
  • El ratón

Autor: Esopo

Después de un largo y soleado día de caza, un león, con una gran melena marrón y unas fuertes garras, se echó a descansar debajo de una enorme acacia en medio de la sabana. Cuando se estaba a
punto de quedarse dormido, unos simpáticos y divertidos ratones, se atrevieron a salir de su madriguera y se pusieron a divertirse y hacer juegos a su alrededor.

De pronto, el más travieso tuvo la ocurrencia de esconderse entre la melena del león, con tan mala suerte que lo despertó sin él quererlo.

Muy malhumorado por ver su siesta interrumpida, el león atrapó al ratón entre sus garras y dijo dando un rugido:

León: ¿Cómo te atreves a perturbar mi sueño, insignificante ratón? ¡Voy a comerte para que aprendáis la lección!-

El ratón, que estaba tan asustado que no podía moverse, le dijo temblando:

Ratón: Por favor no me mates, león. Yo no quería molestarte. Si me dejas te estaré eternamente agradecido. Déjame marchar, porque puede que algún día me necesites –

León: ¡Ja, ja, ja! – se rió el león mirándole – Un ser tan diminuto como tú, ¿de qué forma va a ayudarme? ¡No me hagas reír!.

Pero el ratón insistió una y otra vez, hasta que el león, conmovido por su tamaño y su valentía, le dejó marchar.

Unos días después, mientras el ratón paseaba por el bosque, oyó unos terribles rugidos que hacían temblar las hojas de los árboles.

Rápidamente corrió hacia lugar de donde provenía el sonido, y se encontró allí al león, que había quedado atrapado en una robusta red. El ratón, decidido a pagar su deuda, le dijo:

Ratón: No te preocupes, yo te salvaré.

Y el león, sin pensarlo le contestó:

León: Pero cómo, si eres tan pequeño para tanto esfuerzo.

El ratón empezó entonces a roer la cuerda de la red donde estaba atrapado el león, y el león pudo salvarse.

Ratón: Días atrás, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.

El león no tuvo palabras para agradecer al pequeño ratón. Desde este día, los dos fueron amigos para siempre.

El león y el ratón corta para niños

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a punto de ser devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole devolverle el favor llegado el momento oportuno. El león echó a reir y lo dejó marchar.

Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva (el león) y le ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien al oir los lamentos del león, corrió al lugar y mordió la cuerda cortándola y dejándolo libre.

– Días atrás (dijo el ratón), te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por tí en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.

📢 Moraleja

Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando llegue el momento las cumplirán.

Video de la fabula «El León y el Ratón»

Califica esta fábula!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 47 Promedio: 4.3)

Te gustó la fábula? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más fábulas geniales!

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las Fabulas más leídas

Ultimas Fábulas publicadas

Debajo del texto podras descargar un PDF GRATIS!