El Principito y el Zorro

El Principito y el Zorro dialogo adaptación obra de teatro corta
El Principito y el Zorro dialogo adaptación obra de teatro corta

Serie de Adaptaciones de la Obra de Antoine de Saint-Exupéry «El Principito». Aquí el dialogo entre el Principito y el Zorro. Encuentra más aventuras del Principito en sus viajes en los fragmentos de los cuentos adaptados a Obras de Teatro que publicamos.

Titulo de la obra: El Principito
Autor: Antoine de Saint-Exupéry
Adaptación: Lourdes García Esperón

Obra de dos personajes

Personajes:

  • Principito
  • Zorro

El Principito y el Zorro – 10

Cuando el principito, después de haber caminado largamente, se encuentra con el ZORRO, se siente feliz, pues  el zorro le dice que quiere encariñarse con él, que desea crear lazos de amistad, y que siempre que vea el trigo dorado lo recordará a él a causa de sus cabellos color de oro, como el trigo. El principito acepta y se convierten en amigos. Al despedirse, el zorro llora, ya que no desea que el Principito parta, El zorro le da el regalo de estas palabras “No se ve bien más que con el corazón” Lo esencial es invisible para los ojos.” El zorro le recomienda que vaya a ver a su flor, pues ella es única en el mundo para él. Y él es único en el mundo para ella.

– ZORRO: Buenos días.

– PRINCIPITO: Buenos días (NO VE AL ZORRO).

– ZORRO: Estoy aquí, bajo el manzano.

– PRINCIPITO: Quién eres tú? Eres muy bonito.

– ZORRO: Soy el zorro.

– PRINCIPITO: Ven a jugar conmigo, estoy tan triste…

– ZORRO: No puedo jugar contigo; no estoy domesticado.

– PRINCIPITO: Qué significa domesticar?

– ZORRO: Es una cosa bastante olvidada, significa « crear lazos ».

– PRINCIPITO: Crear lazos?

– ZORRO: Así es. Tú todavía no eres para mí más que un niño parecido a cien mil niños y yo no tengo necesidad de ti, Y tu tampoco tienes necesidad de mí. Para ti no soy más que un zorro parecido a cien mil zorros, pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo y yo seré para ti único en el mundo…

– PRINCIPITO: Comienzo a comprender. Existe una flor… creo que ella me ha domesticado…

– ZORRO: Es posible; sobre la Tierra se ven toda serie de cosas…

– PRINCIPITO: Oh! no es sobre la Tierra

– ZORRO: Sobre otro planeta?

– PRINCIPITO: Sí

– ZORRO: Hay cazadores ahí sobre ese planeta?

– PRINCIPITO: No.

– ZORRO: (SUSPIRA) Nada es perfecto.

Mi vida es monótona; cazo gallinas y los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen, al igual que todos los hombres. Me aburro un poco. Pero si tú me domesticaras, mi vida estaría llena de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Ves allá abajo los campos de trigo? el trigo para mí, es inútil. Los campos de trino no me recuerdan nada y eso es triste! pero tú tienes los cabellos color de oro. Entonces será maravilloso cuanto tú me hayas domesticado. el trigo, que es dorado, hará que te recuerde. Y amaré el ruido del viento en el trigo… Si quieres, domestícame!

– PRINCIPITO: Sí quiero. Pero no dispongo de mucho tiempo; tengo amigos que descubrir y muchas cosas que conocer.

– ZORRO: No se conocen más que las cosas que se domestican. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Si tú quieres un amigo, domestícame!

– PRINCIPITO: Qué es lo que hay que hacer?

– ZORRO: Hace falta ser muy paciente; te sentarás primero un poco lejos de mí, yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca. Si mañana vienes a las cuatro de la tarde, desde las tres empezaré a ser feliz y cuando te vayas, lloraré.

– PRINCIPITO: Es tu culpa; yo no te deseaba ningún mal, pero tú has querido que te domestique…

– ZORRO: Seguramente.

– PRINCIPITO: Entonces tú no ganaste nada!

– ZORRO: Gano a causa del color del trigo. Vuelve a ver las rosas, comprenderás que la tuya es única en el mundo.

– PRINCIPITO: Adiós

– ZORRO: Te regalaré mi secreto: Sólo se ve con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos.

– PRINCIPITO: Lo esencial es invisible para los ojos.

– ZORRO: Es el tiempo que has perdido con tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante.

– PRINCIPITO: Es el tiempo que he perdido con mi rosa lo que la hace tan importante.

– ZORRO: Tú eres responsable para siempre de lo que has domesticado.

– PRINCIPITO: Soy responsable de mi rosa… (SALE)

Fin

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.