La Ajorca de oro

La ajorca de oro obra de teatro corta
La ajorca de oro – Adaptación a obra de teatro corta

Esta famosa leyenda del escritor español Gustavo Adolfo Becquer adaptada para Obras de teatro corta, una historia de amor pasional entre dos jóvenes enamorados Pedro y María, ambos de la ciudad española de Toledo. Ella estaba obsesionada por poseer la ajorca de oro de la virgen y su amado al verla llorar, se apiadó de ella y se convirtió en sacrílego, robando esa joya, pero en su intento, una maldición dentro la catedral, plagado de fantasmas, lo volvió loco.

Titulo de la obra: La Ajorca de oro
Autor: Segundo Vereau Bernardo

✅ Obra de 5 personajes

🎭 El Inca y la Peste

👫 Personajes:

  • Narrador
  • Pedro
  • María
  • Sacerdote
  • Vigilante

📢 ACTO I

Narrador: Ella era María Antúnez, una mujer hermosa, pero caprichosa, extravagante y ambiciosa. Él era Pedro Alonso de Orellana, un joven valiente y supersticioso, que la amaba a ella, sin límite y con delirio. Los dos, vivían en la ciudad española de Toledo.

María: — ¡Soy hermosa y cualquier hombre se rinde a mis pies!

Pedro: — ¡Estoy feliz de amar a María con el corazón!

Narrador: Pedro un día, la fue a visitar a María, la encuentra llorando y le pregunta:

Pedro: — Amorcito… ¿Por qué lloras? (la coge de las manos)

Narrador: María se enjuga los ojos con su pañuelo. Le mira con tristeza y suspirando vuelve a llorar. Pedro muy enamorado, la abraza, mirando su hermoso rostro y le dice:

Pedro: —¿Por qué lloras mi amor?

María: – Lloro, porque quiero algo imposible y nadie me lo podrá dar.

Narrador: Ambos se sientan en una roca como dos pajaritos. Se asolean, oyendo el ruido del río y María exclama:

María: — Pedro. Ya no me preguntes por qué lloro. No me vas a entender. Tengo un único deseo y si tanto me amas, me lo darás. No te rías, ya… (inclina la cabeza de tristeza) PEDRO: — ¡Amor mío!… ¿Cuál es tu gran deseo? (se oye la melodía del Ave Regina) MARIA: — Es una locura. No importa. Te lo diré. Ayer estuve en el templo, cuando los sacerdotes entonaban un cántico. Yo, que soy religiosa estaba rezando, pero al mirar a la virgen, me fijé en la ajorca de oro de su muñeca.

Pedro: — ¿Qué tiene de malo mirar a la virgen y a sus joyas?

María: — Es que yo fui poseída del brillo de esa ajorca. Salí del templo, llegué a mi casa, pero no puedo dormir en las noches. (se pone a llorar)

PEDRO: — ¡Ya deja de llorar! ¡Amor mío! Algo te está atormentando. (le da un abrazo de consuelo)

María: — Ayer he soñado a una mujer, que mostrándome la joya, se burlaba de mí y decía que la ajorca nunca será mía. Hoy he despertado triste y mi sueño es poseer esa joya. (se pone de nuevo a llorar)

Narrador: Pedro, se levanta muy preocupado. Oprime el puño de su espada, le mira a ella y le interroga:

Pedro: — ¿Qué Virgen tiene esa presea?

María: — Lo tiene la Virgen del Sagrario.

Pedro: — ¡La Virgen del Sagrario!… (pone la cara de susto)

Narrador: El semblante de Pedro se entristece, al oír esa alocada idea.

Pedro: —¡Ah! ¡Maldita sea! ¡Debería ser la joya de otra Virgen!

María: — ¡Amor mío! Ahora mismo, quiero tener esa joya en mis manos.

Pedro: — Si lo tuviera puesto un arzobispo en su mitra o un rey en su corona. Yo se las arrancaría para ti, aunque me pudra en la cárcel o me muera.

María: — ¡Así se habla mi amor!

Pedro: — ¡Escucha María! A la Virgen del Sagrario. No lo tocaría. ¡Es imposible! ¡Es un sacrilegio!

María: — ¡Nunca me lo darás! ¡Tú no me amas! ¡Eres un cobarde! ¡Ya vete mejor de mi vida! (llora sin control, llena de cólera).

Narrador: Pedro que la amaba con locura, la mira lleno de pena y contagiado de sus ideas sacrílegas, le dice:

Pedro: — ¡No te preocupes! ¡ Ya cálmate! ¡Me sacrificaré por ti! Me convertiré en ateo y robaré la joya sagrada de la virgen. ¡Mañana tendrás la ajorca de oro!

María: — ¡Lo harás amor mío! ¡Me haces muy feliz! (le da un beso en la boca y ambos arden de pasión)

📢 ACTO II

Narrador: Al día siguiente, casi de noche, Pedro ingresa a la catedral de Toledo. Trasciende el incienso y oye las campanas de la torre, que estremecen los ambientes y le iluminan lámparas de plata. Se celebraba la octava de la virgen, que tenía la valiosa ajorca de oro, La multitud de fieles, poco a poco se van a sus hogares. De pronto, se apagan las luces de las capillas y del altar mayor. Mientras que el vigilante cierra las puertas del templo.

Pedro: — Tengo que ocultarme detrás del altar, para que nadie me vea. Aunque la catedral ya está vacía.

Narrador: El hombre se para como una estatua y cuando el vigilante entra a un ambiente, camina sin hacer ruido, siguiendo el brillo de una lámpara.

Pedro: — ¡Lo hago por amor! ¡Perdóname Dios mío! ¿Será un crimen? ¡No lo sé!

Narrador: Pedro avanzaba con las piernas temblando y con la frente sudorosa. Solo oía el murmullo del viento y el sonido imperceptible como de un fantasma.

Pedro: — ¡Tengo que seguir y cumplir mi plan! ¡Tengo que avanzar y morir por ella!

Narrador: Pedro llega a la verja y sube la primera grada de la capilla mayor y al ver las tumbas monstruosas con las imágenes de piedra, siente miedo y saca su espada.

Pedro: — ¡Adelante! ¡Nada me hará declinar! ¡Soy el más valiente de los amantes! NARRADOR: Pedro desde lo alto, ve el pavimento. De nuevo, siente horror de las losas sepulcrales y de esa ilusión, llena de cadáveres.

Pedro: — ¡Soy fuerte! ¡Nada me hará caer! Esa lámpara brillante me nubla la visión.

Narrador: De pronto, las estatuas y las imágenes se mueven, como embrujadas.

Pedro: — ¡Adelante! ¡No temo a nada! ¡El amor a María me fortalece!

Narrador: Pedro se trepa de una viga como un loco y sube hasta el escabel de la virgen.

Pedro: — Tengo que llegar a la mano de la virgen. No miraré a ese sepulcro maldito, que me aturde. (sonríe varias veces, con la cara asustada)

Narrador: El hombre tembloroso, toca la muñeca de la virgen y exclama: PEDRO: — ¡Es la ajorca de oro! ¡Ya la tengo! ¡Es para mi amada María! Ahora tengo que huir rápido.

Narrador: Pedro con los ojos cerrados, veía a las imágenes del sepulcro que parecían como fantasmas. Cuando abrió los ojos, dio un grito de horror, al ver los cadáveres secos, de los reyes, santos, demonios, guerreros, damas, pajes y de los villanos. Y él, seguía con los pies suspendidos.

Pedro: — ¡No puedo resistir más! Me duele la cabeza. ¡No soporto más! ¡Mis sienes van a estallar! (se agarra la cabeza y habla gritando)

Narrador: Luego de gritar, Pedro seguía muy ofuscado.

Pedro: — ¡No! ¡No! ¡Esos fantasmas me matan! (cae y se desmaya sobre el ara).

Narrador: Al otro día, el sacerdote de la iglesia lo encontró a Pedro al pie del altar, con la ajorca de oro entre sus manos.

Sacerdote: — ¿Qué haces hijo mío con la ajorca de oro de la virgen? (le toca su cabeza llena de sangre). NARRADOR: Pedro abre los ojos, dando una horrible carcajada y exclama:

Pedro: — ¡Ja ja ja já! ¡Esta joya no es de la virgen! ¡Esta joya es de mi amor María!

Sacerdote: — ¡Pobrecito hombre! ¡Está loco de remate!

Narrador: El vigilante le quita la joya, colocándole rápido a la virgen y el sacerdote lo lleva a Pedro hacia un manicomio.

Califica esta obra!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 1 Promedio: 2)

Te gustó la obra? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más Obras de teatro cortas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.