La gallina de los huevos de oro

La Gallina de los Huevos de Oro - Fabula de Esopo
La Gallina de los Huevos de Oro – Fabula de Esopo

El gran Esopo y sus enseñanzas, en esta oportunidad la historia del granjero y su gallina ponedora de huevos de oro que nos deja la moraleja de que la avaricia desmedida te puede hacer perder todo lo que tienes. Otra de estas geniales fabulas que en España tiene versiones en versos de Samaniego, debajo dejamos su versión.

✍ Fabula: La gallina de los huevos de oro

👫 Personajes:

  • Granjero
  • Gallina

Autor: Esopo

En una pequeña granja, humilde pero próspera, vivía una pareja de granjeros. Trabajaban con animales y vendían sus productos en el mercadillo del pueblo. Con esto, vivían tranquilos, de forma modesta pero feliz.

De entre todos sus animales, nació un día un pollito, que al crecer se transformó en una espléndida gallina. La gallina un día puso su primer huevo, y el granjero, al ir a recogerlo, se quedó maravillado. El huevo era dorado, pesaba como un roca y relucía de forma increíble.

Por supuesto, fue corriendo a enseñárselo a su mujer, quien en seguida pegó un grito de felicidad:

– ¡¡Es oro!!

La pareja se miró sorprendida. Guardaron el huevo y esperaron al día siguiente, ilusionados ante la posibilidad de que la gallina no solo diera uno, sino muchos huevos de oro.

Y efectivamente, al día siguiente, su preciosa gallina puso otro huevo de oro macizo. Y así un día, y otro, y otro más…

Los granjeros vendieron los huevos de oro, reformaron la granja, compraron más animales. ¡Tenían mucho dinero! Pero aún así, querían más, y sus ojos se llenaron de codicia. Un día, el granjero dijo:

– Si la gallina nos da cada día un huevo de oro… ¡es porque su interior estará repleto de oro macizo! ¿Imaginas todo el oro que tendrá dentro?- preguntó a su mujer.

– Cierto- contestó ella- Si conseguimos de golpe todo el oro… ¡podremos comprar otra casa y hacer ese viaje con el que soñábamos!

– Pues no hablemos más: la mataremos y así sacaremos todo el oro de su interior.

Los granjeros lo tenían claro, y no se lo pensaron más. Mataron a la pobre gallina con la intención de descubrir el oro que tenía dentro, pero…

– ¡No tiene nada dentro!- gritó el granjero al abrir al animal.

– ¡¡Qué hemos hecho!!- se lamentó la granjera, a la vez que se daba cuenta de que ya no tendrían más huevos de oro.

📢 Moraleja

Es mejor estar satisfecho con lo que se tiene y huir de la codicia que nos puede dejar en la ruina.

➤ La gallina de los huevos de oro por Samaniego

Érase una gallina que ponía
un huevo de oro al dueño cada día.
Aun con tanta ganancia mal contento,
quiso el rico avariento
descubrir de una vez la mina de oro,
y hallar en menos tiempo más tesoro.
Matola, abriola el vientre de contado;
pero, después de haberla registrado,
¿qué sucedió?, que muerta la gallina
perdió su huevo de oro y no halló mina.

¡Cuantos hay que teniendo lo bastante,
enriquecerse quieren al instante,
abrazando proyectos
a veces de tan rápidos efectos,
que sólo en pocos meses,
cuando se contemplaban ya marqueses,
contando sus millones,
se vieron en la calle sin calzones!

Califica esta fábula!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)

Te gustó la fábula? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más fábulas geniales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.