La Rana y el Escorpión

fabula la rana y el escorpión
fabula la rana y el escorpión

La fabula de la rana y el escorpión tiene un origen africano y se sitúa en el río Níger. Y nos habla sobre la naturaleza de las personas y como uno es lo que es. Su autor es desconocido aunque muchos se la atribuyen e Esopo Obviamente esta es una historia y no puede aplicarse a muchas personas que pueden cambiar y ser mejores todos los días. Vayamos a la lectura!

✍ Fabula: La rana y el escorpión

👫 Personajes:

  • La rana
  • El escorpión

Autor: Desconocido

Una buena rana, que vivía en el río Níger, cruzaba sobre su espalda a lo ancho del rio a los ratones, e incluso a alguna nutritiva mosca a la que se le mojaban las alas impidiéndole volar. Pues su generosidad y nobleza no le permitían aprovecharse de ellas en circunstancias tan desiguales.

También vivía por allí un escorpión, que cierto día le suplicó a la rana:

– Escorpión: Hola rana! quiero atravesar el río pero no estoy preparado para nadar. Por favor, hermosa rana, puedes llevarme a la otra orilla sobre tu espalda

La rana, que había aprendido mucho durante su larga vida llena de privaciones y desencantos, respondió enseguida:

– Rana: ¿Qué te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si te subo a mi espalda, me picaras e inyectarás un veneno letal y moriré!

El inteligente escorpión le dijo:

– Escorpión: No digas eso tan feo de mi. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en el aguas y yo, que no sé nadar, me ahogare y moriré.

La rana se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndola… y finalmente aceptó. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y comenzaron la travesía del río Níger.

Todo iba bien. La rana nadaba con soltura a pesar de sostener sobre su espalda al escorpión. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel arácnido que llevaba sobre su espalda.

Llegaron a mitad del río. Atrás había quedado una orilla. Frente a ellos se divisaba la orilla a la que debían llegar. La rana, hábilmente sorteó un remolino…

Fue aquí, y de repente, cuando el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:

– Rana:  ¡Lo sabía!. Pero… ¿Por qué lo has hecho?

A lo que el escorpión respondió:

– Escorpión: Lo siento ranita. No he podido evitarlo. No puedo dejar de ser quien soy, ni actuar en contra de mi naturaleza, de mi costumbre y de otra forma distinta a como he aprendido a comportarme.

Y poco después de decir esto, desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, debajo de las aguas del río.

📢 Moraleja

No trates de engañarte con alguien creyendo que es o puede ser igual que tú; hay personas que sacarán su maldad sin importarles las consecuencias de sus actos, ni dañarse incluso a sí mismos.

Califica esta fábula!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Te gustó la fábula? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más fábulas geniales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.