Vacaciones en mi sofá

 

Vacaciones en mi sofá obra de teatro 4 personajes
Vacaciones en mi sofá obra de teatro 4 personajes

Esta es una obra de teatro enviada por el escritor Antonio de la Fuente Arjona llamada «Vacaciones en mi sofá» y trata sobre la imaginación de una familia para transformar algo cotidiano como un sofá en una divertida travesía llena de imaginación. Vamos a la lectura y luego deja tu comentario!!

Titulo de la obra: Vacaciones en mi sofá
Autor: Antonio de la Fuente Arjona

✅ Obra de 4 personajes

🎭 Vacaciones en mi sofá

👫 Personajes:

  • Tom
  • Greta
  • Padre
  • Madre

📢 ACTO I

(La familia de GRETA descansa sobre el viejo sofá del salón: la MADRE lee un periódico, el PADRE ve la televisión, TOM dormita echado sobre sus padres, y GRETA, sentada a los pies del sofá, juega con la play. El sol de una radiante tarde de Agosto se cuela a trozos por las persianas de la ventana. Un ventilador, casi pegado al sofá, refresca algo el ambiente. Solo se oye el sonido del televisor y los ruiditos de la play. Pero de pronto un reloj, en algún lugar de la casa, marca las siete de la tarde. Todos dejan lo que están haciendo y prestan atención al aviso del reloj. Hasta TOM se despierta.)

– MADRE: Es la hora.

– PADRE: (Apagando el televisor con el mando.) Sí, ya es la hora.

– TOM: (Saltando del sofá al suelo, muy animado.) ¡Greta, ez la hora, ez la hora!

(TOM, el pequeño de la familia, tiene una manera curiosa de hablar, convirtiendo en z las eses que pasan por sus labios.)

– GRETA: Sí, Tom, nos vamos.

– MADRE: ¡En marcha!

(Todos se ponen en pie y, muy dicharacheros y algo apurados, camina cada uno hacia su habitación.)

– PADRE: No os olvidéis nada que una vez en marcha no podremos volver.

(TOM y GRETA han salido por una puerta y sus padres por otra. Ahora solo oímos sus voces hablándose de una habitación a otra.)

– TOM: ¿Mamá, puedo llevar a mi Tigre Tigrozo?

– MADRE: Por supuesto, Tom.

– PADRE: Greta, no te olvides del mapa.

– GRETA: Ya lo tengo, es lo primero que he cogido.

– MADRE: ¡Y la brújula!

– GRETA: ¡Es verdad!

– MADRE: ¿Llevo unas galletas para el camino?

– TOM: ¡Zí, laz de chocolate!

– PADRE: Coger solo lo imprescindible, que en el barco tampoco tenemos mucho espacio. (Saliendo de la habitación. Viste unos pantalones cortos, una camiseta a rayas, un gorro de marinero, y… ¡unas barbas hechas de lana!) ¡Pues yo ya estoy!

– TOM: Y nozotroz también.

(TOM y GRETA también se han disfrazado de marineros. Pero TOM además carga con su tigre de peluche, lleva una espada de plástico al cinto y GRETA le ha pintado bajo la nariz unos bigotes muy elegantes.)

– PADRE: Tom, me gustan tus bigotes.

– GRETA: (Riéndose al ver a su padre.) Pues tus barbas son de risa.

– MADRE: (Vestida con una camisa larga, unos pantalones negros, un gorro hecho de papel, y… ¡un parche en el ojo izquierdo!) ¿Qué tal estoy?

– TOM: Mamá, daz un poco de miedo.

– MADRE: Es lo que tienen los piratas.

– GRETA: (Corriendo hacia el sofá.) ¡Tripulación a bordo!

(Y la familia al completo se sube al viejo sofá.)

– MADRE: ¡Soltar amarras! (La MADRE maneja el timón, una escoba colocada sobre el brazo del sofá.) ¡Izad la mayor!

– PADRE: Sí, mi Capitana.

(Y el PADRE, ayudándose del palo de la fregona, despliega una sábana a modo de velamen que ya se hincha con el aire del ventilador.)

– GRETA: (Situada en la proa de tan singular embarcación.) ¡Rumbo al horizonte!

– TOM: (Muy preocupado de que su tigre de peluche no se caiga al agua.) Mamá…(Rectificando.) Digo, Capitana, ze me olvidaron las paztillaz para el mareo, y ya zabez que a Tigre Tigrozo le azuzta un poquito el mar.

– PADRE: (Tranquilizándole.) No te preocupes grumete que no creo que hoy haya tormenta.

– MADRE: Además nuestra travesía será corta, tenemos viento a favor.

– GRETA: ¡Y los delfines nos guían! (Señalando hacia su derecha.) ¡Mirad a babor!

– TOM: (Asomándose.) ¡Cuántoz delfinez!

– PADRE: Son preciosos.

(Y mientras los demás observan a los delfines, TOM divisa algo en el horizonte.)

– TOM: ¡Tierra!

– MADRE: (Sorprendida.) ¿Tan pronto?

– TOM: (Señalando.) Zí, allí, parece una izla, ¿no la veiz?

– GRETA: (Con una mano sobre los ojos para protegerse de los destellos del sol.) ¡Sí, yo también la veo!

– MADRE: ¿Dónde?

– PADRE: A proa, Capitana. Nuestro grumete tiene vista de águila.

– MADRE: Y yo me dejé las gafas en casa.

– TOM: ¡Todo recto, Capitana!

– MADRE: Está bien, fondearemos en la playa.

– PADRE: Greta, no te olvides del plano y la brújula.

– MADRE: ¡Arriad las velas!

– PADRE: (Recogiendo la sábana y el palo de la fregona.) ¡A sus órdenes!

– MADRE: ¿Quién será el primero en pisar tierra firme?

– PADRE: Yo creo que el honor le corresponde a nuestro grumete, que fue quien avistó esta isla.

– TOM: (Como pidiendo permiso.) ¿Puedo?

– MADRE: Pues claro, adelante.

(Y TOM de un salto baja del barco a la playa. Y tras él, GRETA y sus padres.)

– TOM: (Mirando a un lado y a otro.) Parece una izla dezierta, ¿verdad?

– GRETA: Justo la isla que estábamos buscando.

– PADRE: Veamos que dice el mapa.

– GRETA: (Desplegando el mapa y leyendo.) Desde la playa dos pasos al norte, tres zancadas al sureste y dos saltos al noreste. Bajo el árbol seco está el tesoro.

– MADRE: ¡En marcha! Busquemos ese árbol seco.

(Y ayudándose de la brújula siguen el recorrido marcado por el mapa hasta encontrarse con… ¡un perchero!)

– TOM: ¡El árbol zeco!

– PADRE: Pues sus raíces guardan el tesoro que buscamos.

– MADRE: (Sacando del bolsillo un cucharón.) Dejadme a mí, que vengo preparada para estos menesteres. (Y empieza a cavar.) Menos mal que la arena está blandita. (Hasta que la pala choca con algo duro.) ¡Aquí está!

– GRETA: ¡El cofre del tesoro!

(GRETA recoge el cofre y lo muestra… una pequeña caja de zapatos. La familia se acerca expectante. GRETA abre la caja y TOM, no pudiendo contener su impaciencia, mete la mano y saca el tesoro. ¡Un libro!)

– TOM: ¡La izla del tezoro! ¡Ez el libro de “La izla del tezoro”! (Y corre de nuevo hacia el sofá, se sienta en el centro y llama a los demás.) ¡Vamoz!

– MADRE: ¿A quién le toca leer hoy?

– GRETA: A papá.

(Y todos se sitúan en el viejo sofá como al principio de la escena.)

– PADRE: (Cogiendo el libro de manos de TOM.) A ver por dónde íbamos… (Busca la página y empieza a leer en voz alta. La MADRE saca las galletas de chocolate y las reparte. Comen en silencio, muy atentos a la lectura mientras la luz del día se despide lentamente…)

Fin

Califica esta obra!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 11 Promedio: 4.5)

Te gustó la obra? Compartela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más Obras de teatro cortas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.