Vacaciones en mi sofá

 

Vacaciones en mi sofá obra de teatro 4 personajes
Vacaciones en mi sofá obra de teatro 4 personajes

Esta es una obra de teatro enviada por el escritor Antonio de la Fuente Arjona llamada «Vacaciones en mi sofá» y trata sobre la imaginación de una familia para transformar algo cotidiano como un sofá en una divertida travesía llena de imaginación. Vamos a la lectura y luego deja tu comentario!!

Titulo de la obra: Vacaciones en mi sofá
Autor: Antonio de la Fuente Arjona

✅ Obra de 4 personajes

🎭 Vacaciones en mi sofá

👫 Personajes:

  • Tom
  • Greta
  • Padre
  • Madre

📢 ACTO I

(La familia de GRETA descansa sobre el viejo sofá del salón: la MADRE lee un periódico, el PADRE ve la televisión, TOM dormita echado sobre sus padres, y GRETA, sentada a los pies del sofá, juega con la play. El sol de una radiante tarde de Agosto se cuela a trozos por las persianas de la ventana. Un ventilador, casi pegado al sofá, refresca algo el ambiente. Solo se oye el sonido del televisor y los ruiditos de la play. Pero de pronto un reloj, en algún lugar de la casa, marca las siete de la tarde. Todos dejan lo que están haciendo y prestan atención al aviso del reloj. Hasta TOM se despierta.)

– MADRE: Es la hora.

– PADRE: (Apagando el televisor con el mando.) Sí, ya es la hora.

– TOM: (Saltando del sofá al suelo, muy animado.) ¡Greta, ez la hora, ez la hora!

(TOM, el pequeño de la familia, tiene una manera curiosa de hablar, convirtiendo en z las eses que pasan por sus labios.)

– GRETA: Sí, Tom, nos vamos.

– MADRE: ¡En marcha!

(Todos se ponen en pie y, muy dicharacheros y algo apurados, camina cada uno hacia su habitación.)

– PADRE: No os olvidéis nada que una vez en marcha no podremos volver.

(TOM y GRETA han salido por una puerta y sus padres por otra. Ahora solo oímos sus voces hablándose de una habitación a otra.)

– TOM: ¿Mamá, puedo llevar a mi Tigre Tigrozo?

– MADRE: Por supuesto, Tom.

– PADRE: Greta, no te olvides del mapa.

– GRETA: Ya lo tengo, es lo primero que he cogido.

– MADRE: ¡Y la brújula!

– GRETA: ¡Es verdad!

– MADRE: ¿Llevo unas galletas para el camino?

– TOM: ¡Zí, laz de chocolate!

– PADRE: Coger solo lo imprescindible, que en el barco tampoco tenemos mucho espacio. (Saliendo de la habitación. Viste unos pantalones cortos, una camiseta a rayas, un gorro de marinero, y… ¡unas barbas hechas de lana!) ¡Pues yo ya estoy!

– TOM: Y nozotroz también.

(TOM y GRETA también se han disfrazado de marineros. Pero TOM además carga con su tigre de peluche, lleva una espada de plástico al cinto y GRETA le ha pintado bajo la nariz unos bigotes muy elegantes.)

– PADRE: Tom, me gustan tus bigotes.

– GRETA: (Riéndose al ver a su padre.) Pues tus barbas son de risa.

– MADRE: (Vestida con una camisa larga, unos pantalones negros, un gorro hecho de papel, y… ¡un parche en el ojo izquierdo!) ¿Qué tal estoy?

– TOM: Mamá, daz un poco de miedo.

– MADRE: Es lo que tienen los piratas.

– GRETA: (Corriendo hacia el sofá.) ¡Tripulación a bordo!

(Y la familia al completo se sube al viejo sofá.)

– MADRE: ¡Soltar amarras! (La MADRE maneja el timón, una escoba colocada sobre el brazo del sofá.) ¡Izad la mayor!

– PADRE: Sí, mi Capitana.

(Y el PADRE, ayudándose del palo de la fregona, despliega una sábana a modo de velamen que ya se hincha con el aire del ventilador.)

– GRETA: (Situada en la proa de tan singular embarcación.) ¡Rumbo al horizonte!

– TOM: (Muy preocupado de que su tigre de peluche no se caiga al agua.) Mamá…(Rectificando.) Digo, Capitana, ze me olvidaron las paztillaz para el mareo, y ya zabez que a Tigre Tigrozo le azuzta un poquito el mar.

– PADRE: (Tranquilizándole.) No te preocupes grumete que no creo que hoy haya tormenta.

– MADRE: Además nuestra travesía será corta, tenemos viento a favor.

– GRETA: ¡Y los delfines nos guían! (Señalando hacia su derecha.) ¡Mirad a babor!

– TOM: (Asomándose.) ¡Cuántoz delfinez!

– PADRE: Son preciosos.

(Y mientras los demás observan a los delfines, TOM divisa algo en el horizonte.)

– TOM: ¡Tierra!

– MADRE: (Sorprendida.) ¿Tan pronto?

– TOM: (Señalando.) Zí, allí, parece una izla, ¿no la veiz?

– GRETA: (Con una mano sobre los ojos para protegerse de los destellos del sol.) ¡Sí, yo también la veo!

– MADRE: ¿Dónde?

– PADRE: A proa, Capitana. Nuestro grumete tiene vista de águila.

– MADRE: Y yo me dejé las gafas en casa.

– TOM: ¡Todo recto, Capitana!

– MADRE: Está bien, fondearemos en la playa.

– PADRE: Greta, no te olvides del plano y la brújula.

– MADRE: ¡Arriad las velas!

– PADRE: (Recogiendo la sábana y el palo de la fregona.) ¡A sus órdenes!

– MADRE: ¿Quién será el primero en pisar tierra firme?

– PADRE: Yo creo que el honor le corresponde a nuestro grumete, que fue quien avistó esta isla.

– TOM: (Como pidiendo permiso.) ¿Puedo?

– MADRE: Pues claro, adelante.

(Y TOM de un salto baja del barco a la playa. Y tras él, GRETA y sus padres.)

– TOM: (Mirando a un lado y a otro.) Parece una izla dezierta, ¿verdad?

– GRETA: Justo la isla que estábamos buscando.

– PADRE: Veamos que dice el mapa.

– GRETA: (Desplegando el mapa y leyendo.) Desde la playa dos pasos al norte, tres zancadas al sureste y dos saltos al noreste. Bajo el árbol seco está el tesoro.

– MADRE: ¡En marcha! Busquemos ese árbol seco.

(Y ayudándose de la brújula siguen el recorrido marcado por el mapa hasta encontrarse con… ¡un perchero!)

– TOM: ¡El árbol zeco!

– PADRE: Pues sus raíces guardan el tesoro que buscamos.

– MADRE: (Sacando del bolsillo un cucharón.) Dejadme a mí, que vengo preparada para estos menesteres. (Y empieza a cavar.) Menos mal que la arena está blandita. (Hasta que la pala choca con algo duro.) ¡Aquí está!

– GRETA: ¡El cofre del tesoro!

(GRETA recoge el cofre y lo muestra… una pequeña caja de zapatos. La familia se acerca expectante. GRETA abre la caja y TOM, no pudiendo contener su impaciencia, mete la mano y saca el tesoro. ¡Un libro!)

– TOM: ¡La izla del tezoro! ¡Ez el libro de “La izla del tezoro”! (Y corre de nuevo hacia el sofá, se sienta en el centro y llama a los demás.) ¡Vamoz!

– MADRE: ¿A quién le toca leer hoy?

– GRETA: A papá.

(Y todos se sitúan en el viejo sofá como al principio de la escena.)

– PADRE: (Cogiendo el libro de manos de TOM.) A ver por dónde íbamos… (Busca la página y empieza a leer en voz alta. La MADRE saca las galletas de chocolate y las reparte. Comen en silencio, muy atentos a la lectura mientras la luz del día se despide lentamente…)

Fin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Debajo del texto podras descargar un PDF GRATIS!